Sermó del luxe

Bme-1878-6.1

Los inimigs de la ánima, segons nos enseña la doctrina cristiana son el dimoni, el mon y la carn. El primer es el dimoni. Aquest es un Angel de la primera jerarquía, qui haventse rebellat contra Deu en el Cel, fonch tret de allí y sepultat en el infern ab una multitud de angels qui lo acompañaren en la sua rebelió. Tots estos angels rebellos, á qui anomenam també dimonis, presidits per aquell gran rebello, son nostros inimigs, y se comprenen en el primer de la ánima. El segon es el mon, no pero aquest globo qui nos sosté, ni estos cels qui nos cubrexen, sino los homens mundans qui nos rodean. La sociedad se compon de homens bons y de homens mals; de homens qui sostenen ab la sua justa conducta los bons costums, y de homens qui los corrompen ab la sua conducta relaxada; de homens qui edifican ab las suas virtuds, y de homens qui destruexen ab los seus vicis; en una paraula se compon de homens qui guardan la lley de Deu y forman el nombre de los bons y de homens qui no la observan y forman el de los mals. Pues esta segona clase, qui ab los seus mals exemples enseña y provoca á pecar á la primera, es el segon inimig de la ánima. El tercer es la carn, no precisament esta que anomenam cos humá sino los mes penosos y desordenats apetits. Criat el home en el orde mes perfet perdé per el pecat original aquest maravillos orde. Antes de aquest inmens pecat, la ánima estave gososament sumisa y obedient á Deu, el cos á la ánima, la carn al esperit, las pasions a la raho y los apetits á la voluntad; pero en el moment que el home, pecant se rebellá contra Deu, tot se rebellá contra el home. El cos desconegué el domini de la ánima, la carn resistí al esperit, las pasions // á la raho y los apetits á la voluntad. Pues aquest cos, aquesta carn rebella á la que S. Pau anomena aguijon de Satanás, esta voluntad indócil, esta raho superba, esta imaginacio inquieta, estas pasions desordenadas, estos apetits impetuosos forman el tercer inimig de la ánima.

[…]

Rodeauvos sobre tot de modestia y pudor; siau richs en bonas obras com deuen serlo los qui fan profesio de piedad; de aquest modo lo practicaren sempre las ánimas santas qui esperaven en Déu y cuios noms ha canonisat ell matex en las santas escrituras. =  =  ¿ Y que costaría C. [cristians] seguir unas máximas tant justas y saludables? ¡Ah! No heyá dupta ellas serian observadas si un orgullo excesiu y desordenat no se empeñás en combatrerlas y contradirlas contínuament. No heyá qui dexi de conexer la vanidad de estas máximas. Tots confesam que el gasto deu estar en justa proporcio ab la respectiva condicio y guanñ de cada un. Pero que es lo que succehex? La vanidad engrandex la condicio y exagera las rentas. El lujo confon totas las condicions y las iguala per medi de un fausto que se fa comu á totas. Cada cual procura donarse un fals to de opulencia qui lo fa aparexer mes ric de lo que en realidad es. Vejem sino la apariencia. Veis aquella jove qui deuria vestir vestits de mitja llana o llista, la veis vestida de vestits de merino ó de seda. Veis aquella altre qui apenas podria dur sabates, la veis calsada de uns botins los mes halagants y mes costosos. Veis aquella altre qui deuria portar el cap ple de modestia cual conve á una doncella cristiana, la veis adornada ab uns adornos mes propis de una doncella profana, que de una persona que en el sant batisme ha renunciat totas las pompas y vanidats del sigle. En el dia, C., en el mon se mira com una gloria el ser tingut per ric, y esta cualidad es tant lisongera que no heyá esforsos qui dexin de ferse per arribar á merexerla. Un vestit magnífic, una dona adornada, merex entre los fills del sigle las matexas alabanzas y majors encare que una virtud ó una acció heroica. ¿Com es posible pues posar de acord esta vanidad y aquest desitx desenfrenat de brillar y ben parexer ab la humildad cristiana ab el olvid de si matex, ab la renuncia de totas las vanidads del mon en que consistex el vertader esperit de religió? =  =  Pero no sols se opose al esperit de humildad cristiana el lujo inmoderat, si que també / es contrari al esperit de caridat, perque pose al home en la imposibilidad de ser caritatiu, y engendra en el seu cor una especie de necesidad de ser du é inhumá en ves de los pobres.

Comments