Novena de les Ànimes del Purgatori

Bm-1821-6


                        Exortacio.

         Si no se pot aplicar el remei á la ferida sens que esta se descubresca al qui pot remediarla; ni se pot curar la malaltia, sens que el melalt manifest el seu accident al metje; per esto, esent el meu intent Amig Lector ab esta breu exortacio procurar el remei de las graves dolencias, y atroces feridas que sens tenir un instant de alivio patexen las benditas Animas en las oscuras presons del Purgatori; y no haventhi Cirugia qui puga millor que tu aplicar á las seuas feridas el remei; ni Metje qui puga propinarlos mes saludables medicinas para remediar los seus mals; per esto me apareix molt al intent, fent jo lo ofici de Enfermer qui dona al Metje la relacio de l’estat del melalt, informarte de los terribilisims dolors, de que gravement están melaltas pera que te esmeres y apresuras én aplicarlos los remeis mes especifics para curar las seuas dolencias. Yo no voldrie que foses sord per no perder el fruit que del teu pit compasiu y Christia esper, si atens á estas lamentables miserias seuas; las quals son tantas, y tans los seus torments, que no heyá enteniment humá qui los puga compendre, ni llengua humana qui los puga cabalment ponderar; pues pareix que aducant la sabia fecundidad de los Sants Pares li falten termes pera explicar la atrocidad de tanta pena, pues uns diuen, que mes pateix una Anima sola en el Purgatori que tot lo que se ha patit, y se pot patir en esta vida; altres aseguran que el mes minim torment de allá, es major que tots los mes grans de aqui; altres afirmen que tots los tormens y penas de este mon, son com una sombra ó pintura respecte de aquellas; altres diuen que en comparacio de aquellas son norres; y en fin altres diuen que cotetjant dolor ab dolor, y pena ab pena, heya tantas ventatjas de la una á la altra, que respecte de aquellas las de aqui son consols; y si solament al oyr la estrevegancia y crueldad de los torments ab que el furor diabolic de los tiranos atormentá á tans de millons de Martirs, los necios dolors de totas las donas qui han parit en el mon; las estorcions que han patidas los Catius; la diversidad de torments ab que la Justicia ha castigat á los facinerosos; y las ancias y agonías qui oprimexen á los moribundos, se te erizen los cabeis; y al pensarlo nomes, aduc al mes valent de cor li tremolen las carns; sabent que tot esto, esent tant, tot es menos, es una sombra, es norres, es consol, y es descans si se acompara, no ab la major sino ab la mes minima pena del Purgatori, casi tench per imposible el que no se mogue la teua devocio á socorrer, y aliviar (sabent que solament está en el teu voler) los forts dolors y atroces penas que patexen en aquellas presons tan oscuras.

          Pero si tens el cor tant de pedra que no te mogue á llastima y á fer alguna cosa pera alliberar estas benditas animas de tantas angustias de que están oprimidas, el saber quant terriblement patexen, mogalo per lo menos el sebre quant del Divino agrado es esta devocio.

          Pues á mes de haverlo revelat moltas vegadas dient, que estas eran las seuas Amigas, y que lo que se fa per ellas, li agrada tant com si lo fesen per ell mateix; y lo traguesen de aquellas penas; ell mateix practicá també esta devocio, pues diu Sant Agustí que la tercera vegada que Christo feu oracio en el hort de Getzemani, que fonc en la que suá sanch, feu oracio per las Animas del Purgatori; de hont se infereix que si esta devocio es tant del Divino agrado, esta será un exersisi molt Sant y de consumada perfeccio, y no heyá que censurar de hyperbolica la consequencia.

(...)

Comments